Querida Isabel Lobo: | AIAEM Radio
2353
post-template-default,single,single-post,postid-2353,single-format-standard,bridge-core-2.6.7,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Querida Isabel Lobo:

Querida Isabel Lobo:

Quizás no te acuerdes de mí, hace ya muchos años. Soy Víctor Moratalla, tu antiguo compañero de la radio en nuestra facultad.

Desde que salimos de allí, tu fuiste por tu lado y yo por el mío. Cada uno decidimos enfocar la vida a nuestra manera. Pero, como diría Montseñor Carrillo (interpretado por Pedro Casablanc) en uno de los capítulos de la serie «Isabel», me sentí como te voy a decir ahora: «aunque viva encerrado y pida que no me hablen de vos, no puedo evitar que me lleguen noticias de vuestras hazañas».

Me sentí así desde que me fui del equipo del programa en el que estábamos. Pero, ahora, desde hace un tiempo, he vuelto a escuchar de tu caminar y me he alegrado por tí y por la posición a la que has llegado dentro del medio al que más amamos ambos que es, sin duda alguna, la radio.

Mientras que a tí te ha ido muy bien, a mi me ha ido regular, aunque también he crecido en mi manera de hacer radio, llevando mi identidad y personalidad a diferentes formas de crearla, analizarla, realizarla y currármela.

Es más, tengo la sospecha de que tú y yo, teniendo en cuenta todo lo caminado, nunca habríamos encajado ¡radiofónicamente hablando! ya que tu tienes una forma de ver y apreciar las cosas distinta a la mía (aún así, ese factor es bueno a su vez, ya que la diversidad y la comprensión de diferentes espectros y aspectos hacen que seamos seres más completos). Pero, en una cosa SÍ admito que he coincidido contigo y eso es en esta frase que tú siempre dices «la radio es la voz de la vida». Por lo menos, me entusiasma saber que algo en común si que hemos defendido a capa y espada (lo aprendí de tí y me siento orgulloso de llevarlo en mi equipaje ya que me ha servido de mucho).

Pero hoy, haciendo reflexión de todo lo vivido (aunque todavía me quede otro buen tramo por caminar), servidor, se alegra por tres cosas que te han pasado en este tiempo (en los últimos años):

1º) Estás cumpliendo tu sueño y eres subdirectora del programa «Por fin no es lunes» en Onda Cero . Eso es algo que tiene mucho mérito y lo reconozco de un compañero a otro.

2º) Te casaste hace poco. Y me alegró mucho saber que por fin diste ese paso para formar una familia: LA TUYA (y la de nadie más, je, je, je).

Y 3º) Que esa familia llega con la noticia de tu embarazo. Mira, darás luz a un querubín y lo bueno es que, poco a poco, conseguirás enseñarle todas las cosas que a tí te transmitieron desde pequeña. Eso, sin duda, es lo mejor que te puede pasar en la vida.

Ahora, con todo esto, quiero transmitirte mis felicitaciones más sinceras, abriéndome en cuerpo y alma, diciéndote que siempre que me necesites estaré ahí, que serás una madre estupenda, que tu querubín sea un «Lobo de radio» más en la familia, que llegues más allá cada día y que, por encima de todo, seas lo más feliz posible.

Para demostrarte que mi pensamiento es sincero, te diré que hace mucho tiempo (pero NO tanto, guionistas), siendo canijos de 10 años, tuve una experiencia con mi prima que me dejó helado pero feliz. Por primera vez, mi prima, a esa edad, me dijo personalmente esta frase: «me gustaría ser madre». ¿A esa edad, ya pensando en ser madre?, me pregunté. Pues, no lo soñé, fue real porque, durante mucho tiempo, lo persiguió y a día de hoy, sé que es una madre estupenda.

Supongo que tú has tenido también ese sueño durante toda tu vida. Así que, puedes alegrarte con creces, ya que lo has cumplido y vas a traer una nueva vida al mundo. Esto, en los tiempos que corren, es un acto de valor más grande que el COVID – 19 y todas las decisiones que han tomado todos los politicuchos juntos.

Nada más. Desde mi pequeño rinconcito, desde esta radio mía que he dirigido desde finales de 2011 hasta ahora (aunque piensa seguir expandiendo el territorio), solo me queda decirte que adelante, que el futuro es vuestro y que nadie os lo arrebate, que, independientemente de nuestras formas, hay que saberse perdonar reconocienciendo lo importante y alegrándose porque estás acompañando al otro. Y, hoy, me siento parte de esta historia.

Con esta carta, te deseo lo mejor para tí, tu familia (de la que viniste y la que acabas de formar) y a para tu querubín, además de que vuestras metas comunes se os cumplan por y para siempre.

De un viejo compañero a una vieja compañera, felicidades, enhorabuena y adelante.

Un abrazo, Isabel.

De tu amigo: Víctor Moratalla.

 

 

1 Comment
  • Antonio Vidal
    Posted at 20:54h, 13 junio Responder

    ♥️♥️♥️♥️♥️♥️♥️

Post A Reply to Antonio Vidal Cancel Reply

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar